SERVICIO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN BAÑO DE PARAFINA
 
Ir al inicio Ir a cont�ctenos S�guenos en Facebook S�guenos en Twitter Síguenos en Instagram
Ir a inicio
 
Cont�cte a Equipos y Laboratorio

Buscar un Producto



Categorías


BAÑO DE PARAFINA


La parafina es una sustancia blanca, de aspecto untuoso, en forma de cera, que se obtiene de la destilación del petróleo, por tanto es un hidrocarburo. Por sus características físicas: maleabilidad, conductividad térmica y punto de fusión, es ampliamente usada como un medio de generación de calor por conducción.
La parafina tiene un punto de fusión, a nivel del mar, de 53ºC, temperatura a la cual se la emplea con fines terapéuticos. En este punto de temperatura la parafina, originalmente sólida, se vuelve líquida y tiene acción térmica al ceder calor por conducción.


Para que la parafina sea empleada en termoterapia, debe ser calentada hasta alcanzar el punto de fusión. Para ello existen aparatos de uso profesional, pero también se puede recurrir a elementos domésticos.
La parafina al ser un hidrocarburo, y por tanto una materia combustible, jamás debe ser puesta en contacto directo con el fuego o cualquier fuente de energía térmica.


Técnica de aplicación de la parafina:


Una pequeña cantidad de parafina líquida, al ser expuesta al aire se solidifica de inmediato, pero conserva por algún tiempo el calor (calor de fusión), y a la vez se vuelve una especie de aislante. Esta propiedad es la que se emplea para su aplicación terapéutica.


Son varios los procedimientos de aplicación. El más empleado, siempre que la forma de la zona corporal a tratar lo permita (por ejemplo pies o manos), es la inmersión.
Método de inmersión:


El segmento se sumerge en parafina caliente por 1 ó 2 segundos y se saca. De manera inmediata la parafina empieza a solidificarse, formando una película delgada. Esta película protege y aísla de la acción térmica de otras inmersiones. Luego de unos pocos segundos, se vuelve a introducir el segmento en la parafina líquida por 2 o 3 segundos y se retira. El proceso se repite por 8 ó 10 veces, hasta que se forme una capa gruesa de varios estratos. De inmediato se cubre con una bolsa de plástico y encima se envuelve en toallas para evitar la pérdida de calor.


Al cabo de unos 15 a 20 minutos la parafina ya no puede ceder energía térmica, y es el momento que termina el tratamiento. Se retiran las envolturas, y el guante o bota de parafina se puede quitar y ser devuelto al recipiente con el resto de la parafina, para ser reutilizado en muchas otras ocasiones más.

Parafinero: Calentador de parafina para uso hospitalario con tapa, rejilla.

 

Rutina de mantenimiento Preventivo planificado
Frecuencia: semestral.

1. Inspeccionar las condiciones ambientales en las que se encuentra el equipo.
2. Efectuar limpieza integral externa e interna.
3. Inspeccionar externamente el equipo y sus principales accesorios.
4. Revisar cable de alimentación y demás componentes eléctricos o electrónicos.
5. Verificar los principales elementos calefactores del equipo.
6. Revisar el conducto de salida de parafina.
7. Verificar el buen funcionamiento de la tapa enfriadora.
8. Lubricar partes móviles.
9. Verificar la temperatura de la parafina y revisar la exactitud del control de temperatura.
10. Medir resistencia a tierra.
11. Verificar el correcto funcionamiento del equipo en conjunto con el operador.
 

 

 



Regresar

Nuestras Marcas

forma de pago virtual, bancos y tarjetas que se aceptan