Primeros reportes en Colombia de virus específicos de mosquitos
 
Ir al inicio Ir a cont�ctenos S�guenos en Facebook S�guenos en Twitter Síguenos en Instagram
Ir a inicio
 
Cont�cte a Equipos y Laboratorio

Buscar un Producto



Categorías


Primeros reportes en Colombia de virus específicos de mosquitos

Primeros reportes en Colombia de virus específicos de mosquitos

De las nueve especies halladas en los municipios de San Bernardo del Viento, en Córdoba, y Ovejas y Colosó, en Sucre, cinco son nuevas para la ciencia, un resultado relevante si se tiene en cuenta que estas son útiles, por ejemplo, como vehículo para vacunas que se puedan desarrollar en el futuro.

El trabajo adelantado por el Grupo de Investigación en Sistemática Molecular de la Universidad Nacional de Co­lombia (U.N.) Sede Medellín es la semilla de una nueva línea de investigación en las áreas de ciencias biológicas y viro­logía que, entre otros aspectos, da cuenta de la presencia y circulación de virus específicos de insectos en el país.

Las especies halladas pertenecen a las familias virales Flaviviridae, Negevirus, Orthomyxoviridae, Reoviridae y Rhabdoviridae, y fueron identificadas como Wallerfield, Piura, Brejeira y Culex flavivirus. Los nuevos reportes son Balsa, Cordoba, San Bernardo, Sinu y Chiqui.

Los virus se obtuvieron de 17.080 mosquitos y 1.200 flebotomíneos o moscas de la arena (orden Diptera, es decir de dos alas) en zonas donde la temperatura oscila entre los 24 y 39 oC.

Los virus específicos de insectos no tienen repercusión directa en la salud de humanos ni de animales, aunque sí desempeñan un rol fundamental en aplicaciones como vacunas o métodos de control biológico cuyo propósito es regular o bloquear la transmisión de virus de mosquitos a humanos, a los que se les denomina arbovirus.

Un ejemplo es Wolbachia, una bacteria con el mismo efecto en los mosquitos, explica Robert Bradfield Tesh, quien trabajó en el análisis realizado en asocio con la Uni­versidad de Texas (Estados Unidos) y además en 2016 recorrió Suramérica durante la epidemia de zika en Brasil, para colectar mosquitos agentes de arbovirus.

Los hallazgos existentes en el área de control bioló­gico demuestran que los virus específicos de insectos son pertinentes en especies cercanas o diferentes a las del mosquito en el que se encuentran, por lo que la indagación y la experimentación deben empezar en ellos.

Según la profesora Sandra Uribe Soto, de la Escuela de Biociencias de la Facultad de Ciencias de la U.N. Sede Mede­llín, el estudio de virus específicos de insectos es un tema relativamente nuevo en la ciencia; varios de ellos se han encontrado por accidente al estudiar arbovirus.

Como los trabajos en este campo son de apenas hace unos cinco años, el avance que se vislumbra primero es la evaluación del impacto y la interacción de los virus hallados, con los arbovirus.

La investigadora María Angélica Contreras Gutiérrez, del Grupo de Investigación de la U.N. y estudiante del Doctorado en Biología de la Universidad de Antioquia, destaca que el virus más promisorio es el virus Sinu, el cual representa una posibilidad para realizar diagnóstico de virus Thogoto y Dhori, los cuales afectan la salud de los humanos.

Clic sobre la imagen para ampliar.

“Desde la perspectiva básica de la evolución hay aspec­tos interesantes como la estrecha relación de parentesco entre Negevirus y virus de algunas plantas, lo que sugiere que estas podrían participar en el ciclo natural de trans­misión”, agrega.

Fusión de metodologías

La investigación comenzó con la colecta de mosquitos y moscas de la arena, de la familia Psychodidae, los cuales se separaron por características similares y se mantuvieron en frío en tanques de nitrógeno líquido para analizarlos en laboratorio en la U.N. Sede Medellín mediante estereoscopio, equipo que permite observar organismos diminutos.

Las muestras se enviaron al Laboratorio de Virología de la Universidad de Texas, donde se aplicó una metodología tradicional de virología y después otra de biología molecular.

Una vez allí, los mosquitos se pusieron en solución salina fosfatada, suero fetal bovino y antibióticos, lo que permitió proteger la viabilidad de los virus.

Las muestras se agregaron a cultivos de células de insectos y de mamíferos, usadas por ser las más sen­sibles a ambientes de virus de mosquitos que se trans­miten a humanos. Al revisar no se evidenció ningún cambio o daño en las células de mamíferos, contrario a lo observado en las de insectos, asevera la investigadora Contreras Gutiérrez.

La obtención del genoma de los virus y la detección de genes de importancia para determinar las familias se logró gracias a la secuenciación de próxima generación, colección de técnicas de secuenciación de ADN (material genético) y ARN (mensajero de la información genética) que mejoran el proceso tradicional.

Oportunidad para descubrir la biodiversidad

La información obtenida en la caracterización realizada hasta ahora es útil para planear una metodología o proto­colo básico tanto para el diagnóstico de virus específicos de insectos como para identificar virus de importancia médica.

Además implica un aporte al conocimiento de la diver­sidad biológica, en el sentido de que las especies de virus halladas son un indicio de la diversidad taxonómica y ge­nética de virus de los cuales en el país no se conocía nada.

Para el profesor de la Universidad de Texas, “hay interés en todos los países por saber más sobre la biodiversidad tanto en animales como en plantas, especialmente en Co­lombia, que tiene ecosistemas diferentes y es bueno cono­cer el microbioma, conjunto de genes de las bacterias que habitan en nuestro organismo, es decir, de la microbiota”.

La identificación de las nueve especies de virus espe­cíficos en el país representa un importante aporte para la construcción del primer banco de virus en Colombia.

Creditos: Agencia de Noticias UN

Fuente de la nota: http://agenciadenoticias.unal.edu.co


Nuestras Marcas

forma de pago virtual, bancos y tarjetas que se aceptan