Certificado de Calidad Icontec






    
 
 

 
MANUAL DE OPERACION Y CUIDADOS DE EQUIPOS DE LABORATORIO


CONTENIDO

 


I. Introducción
II. Objetivos
III. Microscopio Binocular
III.1. Descripción del equipo
III.2. Recomendaciones de uso
III.3 Mantenimiento Preventivo del operador
IV. Centrífuga
IV.1. Descripción del equipo
IV.2. Cargado de la centrífuga
IV.3. Otras recomendaciones de uso
IV.4. Mantenimiento Preventivo del operador
V. Balanza Analítica
V.1. Descripción del Equipo
V.2. Cuidados del Equipo
VI. Baño de María
VI.1. Descripción del Equipo
VI.2. Operación del Equipo
VI.3. Cuidados del Equipo
VII. Hornos y Estufas
VII.1. Descripción del Equipo
VII.2. Operación del Equipo
VII.3. Cuidados del Equipo
VIII. Colorímetro y Espectrofotómetro
VIII.1. Descripción del Equipo
VIII.2. Calibración
VIII.3. Recomendaciones de uso y Cuidados del Equipo
IX. Pipetas Automáticas
IX.1. Descripción del Equipo
IX.2. Operación del Equipo
IX.3. Cuidado y Mantenimiento del Equipo
X. Rotador Serológico
X.1 Descripción del Equipo
X.2 Recomendaciones de uso
X.3 Mantenimiento preventivo del operador
XI. Problemas más frecuentes y sus posibles soluciones

MANUAL DE OPERACIÓN DE
EQUIPOS DE LABORATORIO.


I. INTRODUCCIÓN
El presente manual está dirigido a todo aquel personal que opera o proporciona mantenimiento preventivo a equipos de
laboratorio. En el manual se describen algunos de los equipos más comúnmente usados y sus principales funciones.
Algunos de estos son de funcionamiento sencillo tales como:
Microscopio binocular, Centrífuga, Balanza Analítica, Baño de María, Rotador Serológico, Autoclave, Horno y
Estufa; y otros que requieren de sistemas más sofisticados como:
Espectrofotómetro, y Pipetas automáticas.
Es importante hacer notar que este manual no pretende ser un sustituto del manual del fabricante, sino por el
contrario un complemento de él.

II. OBJETIVOS
a. Describir la operación de algunos de los equipos que son más usados en el ambiente de laboratorio.
b. Mostrar al operador el uso adecuado de los equipos, fomentando el seguimiento de las recomendaciones del fabricante.
c. Mostrar los procedimientos para el adecuado mantenimiento y cuidado de los equipos.

 

 

 

III. MICROSCOPIO BINOCULAR
 

 

 

 

III. 1. Descripción del Equipo

El microscopio es un equipo que consta de un juego de lentes que permiten al ojo humano observar detalles que a simple
vista es imposible observar. El uso de este equipo en los laboratorios clínicos, permite determinar la presencia de
parásitos, larvas, cristales, restos de tejido, componentes de la sangre y otros cuerpos. En el Laboratorio de Anatomía
Patológica, permite el estudio de tejidos para poder determinar enfermedades, malformaciones o deficiencias.

El microscopio se compone básicamente
de tres partes:


Sistema Óptico. Constituido por lentes, espejos y prismas dispuestos en un tubo que amplían la imagen. Este
incluye: Los oculares, el cuerpo binocular, y los objetivos.

Sistema de Iluminación. Por lo general consta de un bombillo que puede ser de tungsteno (halógeno), el
cual es controlado por un interruptor de encendido y un regulador de intensidad; además consta de un
condensador, que tiene como función concentrar y enviar un haz de luz perpendicular a la muestra y luego al objetivo.

Sistema Mecánico. Es toda la estructura del microscopio y lo compone: El revolver, la base, El Macrométrico
y el Micrométrico, la base de platina, la perilla de platina en cruz, la perilla del portacondensador y el brazo.


III. 2 Recomendaciones de uso

De un buen uso y manejo del microscopio depende el funcionamiento continuo de éste. Es importante tomar
muy en cuenta las siguientes recomendaciones:

a. El microscopio debe ser cubierto con cobertores de tela, no con plásticos, ya que estos por el calor que producen,
permiten la formación de hongos en los lentes.
b. Nunca debe ser expuesto directamente a los rayos del sol, ni cerca de sustancias tóxicas, ni cerca de
lavaderos. Tampoco deben estar en el mismo mueble donde se encuentran equipos que producen vibración.
c. El polvo se encuentra prácticamente en todo lugar, ocasionando serios problemas en las partes mecánicas
que se deslizan sobre guías con extrema precisión, si estas guías están sucias, el polvo con la lubricación
hace las veces de esmeril o lija, ocasionando desajustes en los movimientos, por lo que será necesario limpiar y lubricar
periódicamente.
d. Verifique si su equipo funciona correctamente:

Revise en forma visual que el tomacorriente macho se encuentre conectado al tomacorriente hembra de la pared, de modo que se
establezca un buen contacto.

Accione el interruptor (switch), compruebe que la lámpara encienda. Mueva de izquierda a derecha el regulador de intensidad
y compruebe su funcionamiento.

Revise si las partes mecánicas y ópticas funcionan adecuadamente:
movimientos macrométricos y micrométricos, desplazamientos libres de la platina en cruz,

portacondensador, diafragmas,
revolver.


Cualquier anormalidad en el microscopio, repórtela al Departamento de Mantenimiento.
Nunca trate de corregirla o que la corrijan personas que no poseen los conocimientos técnicos necesarios.
e. No se debe fumar cerca del microscopio, ya que eventualmente los lentes, llegan a cubrirse con una
capa de material no combustible, mezclado con residuos de carbón. Lo que produce decoloración y un campo
borroso.
f. No se deben usar cantidades exageradas de aceite de inmersión, pues si éste no se quita cuando se
termina el trabajo, se secará sobre los lentes y producirá problemas para el microscopista. En la mayoría los
casos, es suficiente usar una gota de aproximadamente 5 mm de diámetro.
g. Cuando hay necesidad de movilizar el microscopio de un sitio a otro, éste debe sostenerse en posición vertical, y
tomarlo por el brazo y por la base, que son las partes más sólidas del equipo.
La movilización inadecuada puede desviar los prismas y su arreglo solo puede hacerlo un experto.
h. La calidad del microscopio depende de la calidad de los objetivos. Estos objetivos son lentes muy costosos y se
debe tener un excesivo cuidado para evitar que se rallen. Siempre se debe comenzar enfocando con el objetivo
de menor aumento y luego pasar al de mayor aumento. Enfoque siempre hacia arriba y no hacia abajo, pues el
lente puede golpearse y rallarse con la lámina o la platina.
i. Las lámparas no deben usarse al máximo de intensidad, ya que se acorta su vida útil. Lo que se debe hacer es centrar,
enfocar y subir el condensador o diafragmas para lograr optimizar al máximo la luz.

III. 3. Mantenimiento preventivo del operador

De los elementos que componen el microscopio, los sistemas de lentes son las partes que exigen mayor número de
cuidados especiales. Los componentes mecánicos y de iluminación pueden ser reemplazados y ajustados sin que para
ello se realicen grandes esfuerzos; en cambio el deterioro de un componente óptico es un hecho lamentable, cuyo
costo es considerable y no puede compararse al de los otros tipos de fallas.
Debido a esto, a continuación se detalla el procedimiento para realizar un buen mantenimiento preventivo para mantener
en optimas condiciones los diferentes sistemas que forman el microscopio:

a. Limpie la superficie del equipo con un trapo humedecido con agua, no use alcohol, acetona u otra sustancia
demasiado fuerte, ya que la pintura puede desprenderse.
b. Verifique que el cable de conexión no presente ningún deterioro en su aislante, especialmente en sus
extremos, si se presenta cámbielo o repórtelo a Mantenimiento.
c. Compruebe el buen funcionamiento de él o los diafragmas, y el correcto

montaje del condensador. Céntrelo si
es necesario.

d. Verifique los desplazamientos mecánicos de la platina y el portaobjetos; limpie y lubrique con grasa fina las
cremalleras o guías visibles.
e. Es recomendable tener a la mano un bombillo de repuesto, para no interrumpir el trabajo cuando se queme el que
está en uso.
f. Desmontar los objetivos y oculares para su limpieza, según se detalla:

f.1 Objetivos:

Con un ocular en posición invertida observar el lente externo del objetivo, conservando un ángulo de aproximadamente 30º,
para detectar partículas de polvo o aceite, rayones u hongos.


Con un hisopo humedecido ligeramente en agua destilada frotar el lente externo del objetivo en forma circular
y luego pasarle un hisopo seco para secar el lente.


Con una perilla insufladora sopletear cualquier partícula de polvo o algodón interna y externamente del objetivo.


Por ningún motivo desarme el objetivo, porque puede dañarlo o hasta desajustarlo.


Si la suciedad persiste, repórtelo de inmediato al Departamento de Mantenimiento.

 

f.2 Oculares:

Para determinar si los oculares se encuentran sucios, montar una lámina con cualquier muestra en el portaobjeto de la platina y

observarla con el objetivo 40x, una vez enfocado el objeto hacer girar un ocular a la vez y si se observan partículas que giran, es
signo de suciedad en los lentes de los oculares.

Cuando se retiren los oculares, cubrir los orificios donde estos se encuentran para que no entre polvo en los prismas del cuerpo
binocular del microscopio.

Sobre una franela o pedazo de tela desarme cuidadosamente el ocular, teniendo especial cuidado de conservar el orden y posición
en la que se encuentran los lentes y separadores.

Cada lente debe limpiarse con un pedazo de algodón ligeramente humedecido con agua destilada y luego secarlo con algodón seco,
teniendo el cuidado de no tocar los lentes con la yema de los dedos, porque quedaran impresas sus huellas digitales.

Con la pera insufladora sopletear los lentes para retirar cualquier partícula de polvo o algodón.

Armar cuidadosamente de nuevo el ocular, conservando el orden, de manera inversa a la cual se desarmo.


Nunca use sustancias como acetona, xilol, alcohol 90º, éter u otro para limpiar los lentes; estas sustancias solamente son usadas
por personal de Mantenimiento técnicamente capacitados.

Si la suciedad persiste y dificulta demasiado la visualización del objeto, repórtelo al Departamento de Mantenimiento del Hospital.

 

 

 

IV. CENTRÍFUGA

 

 

 


IV.1. Descripción del Equipo:
Las centrífugas son equipos médicos utilizados en los laboratorios, clínicas y
otros, para la separación de solutos de sus solventes. Por ejemplo en la rama de laboratorio clínico, para el análisis de
sangre, por lo general es necesario separar el plasma de los otros componentes para poder ser analizado.

Existen varios tipos básicos:
centrífugas de separación de sueros o plasma de baja velocidad (Macrocentrífuga, entre 2,000 y 6,000 R.P.M. aproximadamente),
centrífugas para microhematócritos (Microcentrífuga entre 10,000 y 18,000 R.P.M. aprox.) y las ultracentrífugas (de
20,000 hasta 75,000 R.P.M.) para la separación de proteínas.
También pueden ser catalogadas basándose en otras características, como: grandes, medianas y pequeñas; o de piso,
de mesa, refrigeradas, etc. De acuerdo a su rotor (araña) y a sus tubos portamuestras también pueden ser catalogadas,
pues existen diversas formas y tamaños.

 

IV.2 Cargado de la Centrífuga
El cargar la centrífuga en una forma adecuada es muy importante para el funcionamiento correcto de la misma, y
su preservación. Un procedimiento incorrecto de cargado, ocasiona que la centrífuga vibre durante el proceso de
centrifugación, lo que ocasiona que el rotor sufra daños que pueden llevar a su sustitución.
Un procedimiento de cargado correcto, implica el colocar las cargas en el rotor en forma balanceada. Las centrífugas
están diseñadas para obtener un balance cuando están en movimiento. Para esto es necesario cumplir los siguientes
requisitos:

a) Colocar las cargas de modo que las cargas que tienen la misma masa o peso queden colocadas de forma
opuesta en el rotor. Si tiene un número impar de muestras para ser cargadas, busque otra muestra de
igual peso a modo de siempre formar pares opuestos de igual peso; nunca coloque un número impar de
muestras dentro de la centrífuga.
Utilice la balanza para estar seguro de la igualdad de los pesos.

b) Además de tener la misma masa (peso), deben tener el mismo centro de gravedad, es decir: no coloque
tubos y recipientes como pares contrapuestos, que tengan diferente forma, tamaño, espesor, etc.

c) Utilice la centrífuga colocando todos los accesorios en el rotor, ya que estos equipos han sido diseñados para
trabajar con estos.

d) Utilice el rotor y accesorios originales del equipo. Las piezas no originales pueden producir un
desbalance y acortamiento de la vida útil del equipo.

e) Complemente estas recomendaciones con las instrucciones del fabricante.

IV.3 Otras Recomendaciones de Uso

Además de seguir las recomendaciones de la sección IV.2, es importante tomar en cuenta otras para mantener la
centrífuga en las condiciones adecuadas:

1. Mantenga la centrífuga limpia de restos de muestras, vidrio o polvo.
2. Cuando esté centrifugando mantenga cerrada la tapadera. Si algo se rompe apague inmediatamente el equipo y
no lo abra hasta que se detenga o el indicador de apertura de la tapadera
lo indique.
3. Reemplace los recipientes metálicos que estén deformados, pues producen una presión no uniforme sobre el
tubo de muestra.
4. No utilice equipo de vidrio rallado o agrietado, porque la presión centrífuga puede producir una ruptura
en estos puntos, pulverizando el vidrio y contaminando las otras muestras.
5. Reemplace los tapones amortiguadores de los portamuestras.
Cuando se deterioren y/o se rompa un tubo de vidrio, limpie los restos (macrocentrífuga).
6. Compruebe que la superficie donde tiene el equipo esté perfectamente nivelada, ya que si sucede lo
contrario causaría vibraciones.
7. Compruebe el funcionamiento del equipo realizando los siguientes pasos:


Cargue la centrífuga correctamente y ciérrela.


Asegúrese que la centrífuga esté bien cerrada.


Accione el interruptor de encendido, fijando previamente la velocidad y/o el tiempo de
centrifugación (sí el equipo cuenta con estos controles).


Observe detenidamente el funcionamiento; si no existiese ningún problema continúe con su trabajo.


Si existen problemas de vibración, balancear correctamente los portamuestras. Si no funciona el equipo,
revisar el cable de conexión eléctrica, carbones o fusibles.


IV. Mantenimiento Preventivo del operador

1. Tome un pañuelo humedecido con agua y limpie internamente la cámara y la superficie externa; luego pase
suavemente un pañuelo seco. Si tiene manchas póngale al pañuelo humedecido, un poco de detergente,
si las manchas persisten repórtelas a mantenimiento. Recuerde que la orina y la sangre son altamente

corrosivas, por lo tanto, cuando se derramen limpie inmediatamente como se detalló anteriormente.

2. Revise que el mecanismo de seguridad de la puerta funciona correctamente.
3. Verifique el funcionamiento y exactitud del control de tiempo y velocidad, si los tuviese.
4. Revise el estado del freno automático o manual, si lo tuviera.
5. Revise él o los empaques de hule, en la mayoría de los casos el tubo capilar (en la microcentrífuga)
perfora el empaque, botando la muestra de sangre, la plastilina y/o pulverizando el tubo capilar. No hay
necesidad de cambiar el empaque, basta con despegarlo con mucho cuidado y girarlo un tercio del
espacio entre marca y marca de un tubo capilar y el otro; pegarlo nuevamente con pega de zapatero.
Este procedimiento puede hacerse hasta dos veces, después cámbielo.
6. Verifique la alimentación eléctrica del equipo para detectar posibles peladuras, cortes o degradación del
material aislante.
7. Para cambiar los carbones, algunas centrífugas tienen acceso directo a ello, y basta con desmontar las
tapaderas de los portacarbones y verificar el estado de estos. Si estuviesen bien gastados (entre un
60% y 75% de su tamaño normal), agrietados o astillados, cámbielos inmediatamente. Siempre se cambian
los dos carbones, nunca debe cambiarse solo uno. En la mayoría de las centrífugas el acceso a los
carbones se tiene por la parte de abajo del equipo, basta con retirar los portamuestras e invertir el equipo,
con un destornillador plano o phillips (según sea el caso), retirar los tornillos de la tapa inferior; verificar
los carbones usando el criterio anterior. Antes de realizar este procedimiento es importante que el
técnico de mantenimiento le haya explicado como hacerlo, de lo contrario reporte la falla a mantenimiento.
8. Verifique que al centrifugar las muestras, no exista vibración excesiva. Si la hay, verifique las
cargas; si estas están bien y la vibración persiste, repórtelo al departamento de Mantenimiento del
establecimiento.

 

 


V. BALANZA ANALÍTICA

 

 

V.1. Descripción del Equipo
Se estudia la balanza analítica en el presente manual por ser un equipo que
tiene importancia en el Laboratorio Clínico, ya que de su buen uso depende la exactitud en la preparación de reactivos y
de estándares.
Entre las balanzas más usadas están:

Triple platillo.

Analítica de doble platillo.

Analítica de un solo platillo.

Balanza de Platillo superior

La balanza analítica es la que nos proporciona mayor exactitud se utiliza en donde se requiere de gran precisión en
la medida.

 

V.2. Cuidados del Equipo
a) La balanza debe protegerse de las variaciones de temperatura y humedad, exposición a la luz solar, no colocarse
cerca de hornos, baños de María, etc., tanto al almacenarse como en su uso, ya que los objetos calientes o tibios
tienen un peso menor que cuando están fríos, debido a corrientes que se establecen con el aire que los rodea.
b) Debe colocarse en una mesa que sea firme y protegerla de vibraciones (de ser posible una mesa exclusiva para
ella).
c) Los platillos y el fiel deben descansar en sus soportes, siempre que no se está utilizando la balanza.
d) La campana debe permanecer siempre cerrada.
e) Mientras la balanza está oscilando, la sustancia a pesar no debe colocarse obre los platillos, ni removerse. Para
colocar el peso, debe de estar cerrado el fiel y los platillos colocados sobre los soportes.
f) Si se derrama algún reactivo durante la pesada, hay que limpiar de inmediato con un paño limpio y seco.
g) No manipular con los dedos, hay que utilizar las pinzas que se encuentran en la caja de pesas.
h) Para mantener un ambiente libre de humedad dentro de la campana, colocar en las esquinas de la misma dos
beakers (de 100 ml.) llenos de sílica gel o Carbonato de Sodio.
i) Los pesos mayores de 1 gr deben ser añadidos estando el brazo en posición de reposo, pues de lo contrario se puede
dañar la porción oscilante que une el platillo al brazo. El brazo siempre debe soltarse suave y lentamente.
j) Se debe observar si hay una marcada oscilación del platillo después de soltarse el brazo, pues esto indica falta
de alineación. La alineación debe hacerla personal capacitado. Repórtela al departamento de mantenimiento.
k) La balanza debe protegerse de corrientes de aire, pues estas producen inestabilidad. Se requiere más o menos
15 minutos con 30 segundos para que el flujo de aire cese después de que se ha cerrado la puerta.

 

 

 

VI. BAÑO DE MARIA

 

 

VI.1. Descripción del Equipo
Los baños de María, son equipos de uso frecuente en el Laboratorio, ya que en las reacciones químicas la
temperatura es un factor importante. Por regla general se utilizarán 37°C para reacciones enzimáticas. Estas tienen la
función de llevar y mantener una muestra a una temperatura específica. En el laboratorio médico tienen muchas
aplicaciones tales como activar procesos enzimáticos o proporcionar condiciones óptimas para cultivos (a 56°C en serología
y en algunas pruebas a 100°C para acelerar las reacciones), se pueden clasificar por tamaño en grande, medianos
y pequeños.


Los baños de María, incluyen termostatos desde 25°C hasta 100°C, los más recientes traen incorporados,
bombas de circulación de agua que permiten mantener la temperatura uniforme. Los baños de María secos, son bloques de
calentamiento a temperaturas prefijadas incluidos dentro de equipos.

El gabinete es el pozo donde se deposita el agua y todo el resto del chasis. Las dimensiones del pozo son las que van a
determinar el tamaño del equipo. Por lo general su construcción es de acero inoxidable o un material muy resistente a
las oxidaciones. Los elementos de calefacción son del tipo resistivo y por lo general níquel cromos aunque existen
otros tipos.

VI.2. Operación del Equipo

Antes de encenderlo, cuidar que tenga agua destilada a la altura marcada por el fabricante, o que esté cubriendo la
resistencia.

Ajustar la temperatura deseada, con el regulador termostático.

VI.3. Cuidados del Equipo

a) Al encenderlo, tener cuidado que el agua cubra la resistencia en forma completa, especialmente en los baños
que utilizan bombas de circulación.
b) Utilizar siempre agua destilada, el agua común forma dentro de los baños y sobre las resistencias capas de
carbonato, que con el tiempo sirven de aislante, dando como resultado inestabilidad en la temperatura.
c) Al utilizar termómetros en un Baño de María, este debe estar suspendido dentro del agua, no descansando en el
fondo del baño.
d) El agua del baño de María, debe cambiarse semanalmente.
e) Cualquier problema que tenga con este equipo repórtelo de inmediato al departamento de mantenimiento de equipos
laboratorio de la entidad.

 

 

 

VII. HORNOS Y ESTUFAS

 

 

 

VII.1 Descripción del Equipo
Básicamente tienen el mismo diseño, se diferencian unos de otros en el control de temperatura que utilizan.
Las estufas son un equipo indispensable en la sección de bacteriología, se utilizan a
una temperatura de 37°C, para realizar cultivos de bacterias, hongos, a una temperatura igual a la del cuerpo humano.
Existen estufas especiales al vacío, para cultivos de anaerobios. El aire de la estufa se elimina mediante
una bomba de vacío y se sustituye por nitrógeno; luego éste se elimina y se sustituye por otro,
repitiéndose este procedimiento hasta obtener una atmósfera pura. La admisión de nitrógeno se regula mediante una
válvula dosificadora.

Los hornos son utilizados en el Laboratorio para el secado de material y para secar sales químicas, regularmente
sus temperaturas oscilan de 60ºC a 300ºC.
La circulación del aire asegura una intensa transmisión del calor y, por lo tanto, un secado más rápido.
Un orificio de salida de aire, en la pared superior (en el techo) asegura una renovación continua del aire.


VII.2 Operación del Equipo
1. Estos equipos deben de estar colocados sobre una superficie nivelada.
2. La separación mínima entre estos equipos y la pared debe ser de aproximadamente 20 cm. (distancia
necesaria para la salida y circulación del aire).
3. Encender el equipo con el interruptor de encendido y marcar la temperatura deseada, con el control de temperatura.
Cuando se quieren secar sales químicas se debe usar una temperatura entre 70°C a 80°C.
4. Esperar un tiempo prudencial para que el equipo alcance la temperatura deseada.
5. Nunca coloque dentro del horno material que no soporte temperaturas elevadas, ya que éste puede derretirse
o quemarse produciendo malos olores, y contaminando las muestras o el material.
6. Cerciórese que durante el proceso los diferentes indicadores (termómetros, luz piloto, etc.) se encuentren
funcionando perfectamente.


VII.3 Cuidados del Equipo
a) Para asegurar un calentamiento homogéneo de todo el material colocado en la estufa o en un horno de
secado, se recomienda colocarlo en los estantes de forma que no impida la circulación del aire.
b) Las estufas no deben utilizarse para procesos de secados u otros tratamientos térmicos que originen
vapores (como secado de reactivos).
c) Un horno no debe utilizarse para esterilizar material descartable.
d) Nunca trate de limpiar un horno o una estufa utilizando objetos punzantes, ya
que puede dañar la cámara interna.
e) Cuando un horno ha iniciado el proceso de secado de material, nunca introduzca material mojado porque el
que se encuentra ya seco, se quiebra por el cambio brusco de temperatura.
f) El mantenimiento y reparación de una estufa o de un horno deben ser solicitados al Departamento de
Mantenimiento de equipos y laboratorio de la entidad.

 

 


VIII. COLORÍMETRO Y ESPECTROFOTÓMETRO

 

 


VIII.1 Descripción del Equipo Estos son equipos utilizados en el Laboratorio para el análisis de
muestras fisiológicas, basándose en el principio que cada compuesto químico absorbe o emite energía lumínica que
diferente longitud de onda. Esta longitud
puede estar en el espectro de luz visible, o en otra parte del espectro electromagnético.
La diferencia fundamental entre un espectrofotómetro y un fotómetro o fotocolorímetro, consiste en que el
fotocolorímetro trabaja únicamente en el espectro de luz visible y selecciona una longitud de onda determinada mediante
filtros fijos. En cambio, un Espectrofotómetro es capaz de trabajar, no solo con la luz visible sino que en otras
regiones del espectro electromagnético (ultravioleta e infrarroja). Además posee un monocromador para seleccionar la
longitud de onda deseada.

VIII.2 Calibración
Antes de utilizar el espectrofotómetro o fotocolorímetro es indispensable realizar
rutinas básicas de calibración para asegurarnos que el aparato proporcione datos y lecturas confiables.

Antes de usar sus equipos debe hacer lo
siguiente:

Limpieza de la superficie del instrumento.

Limpieza de los filtros y fuente de luz (lámpara y condensador).

Verificar instalaciones eléctricas.

Los pasos para probar la operatividad del equipo son los siguientes:

a) Se enciende el equipo y se deja que caliente por lo menos 15 minutos (sí el
aparato es automático, dará una señal cuando esté listo para funcionar).

b) Se selecciona la longitud de onda deseada (esto depende de la muestra a
ser leída y del reactivo utilizado).

c) Se selecciona la función absorbancia o transmitancia.

d) Se ajusta el aparato a cero con agua destilada. Si el aparato que se va a utilizar tiene las dos escalas
(absorbancia y transmitancia) se ajustan las lecturas a cero de absorbancia y 100% de transmitancia
utilizando los controles grueso y fino en vacío.

e) Se lee un estándar de concentración conocida y se ajusta el aparato a esa concentración. Si el aparato que se va
a utilizar no tiene control estándar, este se utiliza para obtener el factor de calibración, dividiendo la
concentración del estándar entre su lectura.

VIII.3 Recomendaciones de uso y Cuidados del equipo
a) Coloque el instrumento en un lugar en donde no esté sujeto a vibraciones, calor excesivo, humedad o luz
directa.

b) Proteja el instrumento del polvo. Nunca toque las superficies ópticas tales como lentes y filtros. Siga las
instrucciones que da el fabricante para la limpieza de tales componentes.

c) Permita que el instrumento se caliente antes de hacer algún procedimiento.

d) Se debe hacer un chequeo periódico (cada semana) de la calibración de la longitud de onda, cuando se sospeche
que ha variado, con el Tubo de Didimium.

e) Verifique el 0 y el 100% T cada vez que se vaya a hacer lecturas y cuando varíe la longitud de onda.

f) Asegúrese de que las cubetas estén limpias y libres de ralladuras y huellas digitales. Esto debe hacerse
cada vez que va a usarse.

 

 


IX. PIPETAS AUTOMATICAS

 

 


IX.1 Descripción del equipo
El creciente aumento en las enfermedades de alto riesgo (VIH y Hepatitis B) hace necesario que el personal que trabaja en
los laboratorios tome muy en serio las recomendaciones dadas por la OMS. Una de las más importantes
recomendaciones es la prohibición de usar pipetas con la boca.
Es por ello que se hace necesario el conocimiento del uso de las pipetas automáticas y de las pro-pipetas.

Figura 8. Pipeta automática

IX.2 Operación del Equipo
Técnica de pipeteo para líquidos claros:

a. Se presiona el botón superior suavemente hasta el primer tope.
b. Se sumerge la punta, en la solución que se necesita pipetear estando seguros que la punta este bien
colocada y que no haya ningún tipo de residuos entre la punta y el cuerpo de la pipeta.
c. Mantenga la pipeta verticalmente mientras toma la solución.
d. Para descartar la solución de la punta presione el botón hasta el segundo tope.
e. Descarte las puntas utilizando el eyector que traen las pipetas.

Técnica de pipeteo para líquidos con
alta viscosidad:

a. Presione el botón superior hasta el segundo tope.
b. Sumerja la punta en la solución (2-3 mm) y suelte el botón despacio. La punta tiene que estar bien llena.
c. Descarte el líquido de la punta presionando suavemente el botón superior hasta el primer tope.

IX.3 Cuidados y Mantenimiento del Equipo

a. Iniciar el día limpiando la parte externa de las pipetas de polvo o suciedad.
b. Use solamente ethanol al 70% para la limpieza de la pipeta. Otro tipo de solvente no es aconsejable.
c. Utilizar las puntas adecuadas a las pipetas y a la cantidad de solución que se va a medir.
d. El pistón y el cilindro pueden ser chequeados dos veces al año si la pipeta es usada diariamente.
El mantenimiento preventivo de la pipeta tiene que ser realizado por personal del Departamento de Mantenimiento de
equipos y laboratorio de la entidad.

 

 

 

X. ROTADOR SEROLOGICO (SHAKER)

 

 

 

X.1 Descripción del Equipo
El Rotador Serológico es un equipo médico utilizado en los laboratorios,
clínicas y otros; para la mezcla, la homogeneización y/o preparación de combinaciones de sustancias.
Existe una gran variedad de presentaciones de estos equipos y dependen en su mayoría de su tamaño y si
su velocidad es fija o regulable.
Este equipo consta de un control de tiempo el cual puede ser ajustado según la
necesidad, de igual manera algunos tienen un control de velocidad la cual puede ser ajustada según se requiera. En la
parte superior se encuentra una plataforma donde se colocan las portamuestras, la cual tiene un material antideslizante.

X.2 Recomendaciones de uso Es importante que se tomen en cuenta las siguientes recomendaciones para el buen
uso de este equipo:
a) El Rotador Serológico debe de estar cubierto con un cobertor de tela para protegerlo de la acumulación de
polvo.
b) Siempre que se derrame sobre la plataforma alguna sustancia, esta debe secarse rápidamente, para evitar que
se deteriore el material antideslizante.
c) Compruebe que la superficie donde se encuentra el equipo esté perfectamente nivelada, ya que la rotación no sería
uniforme y podría existir derramamiento de las muestras.
d) Compruebe el funcionamiento del equipo realizando los siguientes pasos:


Coloque las muestras en la plataforma adecuadamente.

Si el equipo tiene tapadera colóquesela.


Accione el interruptor de encendido, fijando previamente el tiempo y/o la velocidad según el procedimiento
que este utilizando.

Observe detenidamente el funcionamiento, sino existiese ningún problema, continúe con su trabajo.

La mayoría de los problemas pueden corregirse oportunamente, siempre y cuando lo reporte al Departamento de
Mantenimiento de equipos y laboratorio del hospital.

X.3 Mantenimiento Preventivo del operador

a. Semanalmente con un paño humedecido con agua, limpiar superficialmente el equipo secándolo
después con un paño seco. Si tiene manchas, utilice un poco de detergente con un paño ligeramente humedecido
con agua. Si el material antideslizante de la plataforma puede quitarse hágalo y lávelo.
b. Verifique el funcionamiento de las partes mecánicas del equipo:
Plataforma, ejes y engranajes, lubrique si es necesario.
c. Verifique los controles de velocidad y de tiempo para determinar si se encuentra dando los tiempos y
velocidades fijados.
d. Revise la alimentación eléctrica del equipo para detectar posibles peladuras, cortes o degradación del
material aislante del conductor.
e. Importante que cuando tenga un problema con el equipo lo reporte de inmediato al Departamento de
Mantenimiento de equipos y laboratorio de la entidad.

 

 



  
 
 
   











 
 
 

© Copyright Equipos y Laboratorio de Colombia S.A.S. 2011 - 2012.
Todos los Derechos Reservados
Calle 47D N° 72-83. PBX: 57 + (4) + 4480388 Fax: 4125666
Celular: 3014765347
E-mail:  info@equiposylaboratorio.com  
Venta de termohigrómetros análogos y digitales en oferta.
Medellín - Colombia - Suramérica